fbpx
Saltear al contenido principal

¿Puede la comida tener algo que ver con la arquitectura? ¿Es posible trasladar a un plato las ideas arquitectónicas de forma, espacio y materia? ¿Es posible encontrar similitudes y conexiones entre una tarta y un edificio?

Pues sí, ¡sin ninguna duda!

Conceptos propios de la arquitectura como las propiedades mecánicas, es decir, la plasticidad, la elasticidad, la rigidez y  la fragilidad son las características con las cuales los arquitectos y arquitectas trabajamos cada día. Pero si lo pensamos bien, lo son también por los cocineros y cocineras de todo el mundo.

La buena arquitectura, como la buena comida, no se da únicamente con la combinación de materiales exquisitos aplicados con las mejores técnicas, sino que necesita de la capacidad de un arquitecto y de un cocinero que dote a la construcción y al plato de un sentido.

Volver arriba